Comunicado de la Conferencia de Religiosos de Colombia después del plebiscito del 2 de octubre de 2016

logoncrc

Bogotá, D.C., 7 de octubre de 2016

CONSTRUIR LA PAZ: NUESTRA PRIORIDAD
“Busca la paz y síguela”
Salmo 34, 14

Como Consagradas y Consagrados habíamos invitado a un voto en conciencia, a participar en el plebiscito. Los resultados, aunque sorprendentes, nos interpelan y nos conducen a mantener nuestra opción decidida por la paz y a trabajar sin descanso por la justicia, la dignidad humana y el bien común.

Queremos hacer nuestros unos fragmentos del mensaje del padre Francisco de Roux, S.J., publicado en el periódico El Tiempo:

…“la democracia, con la llamada a que el pueblo se manifieste, tiene la virtud de colocarnos en la realidad…

…Felizmente la declaración del Presidente Santos ha dado tranquilidad a todos porque reconoce como demócrata el triunfo del “NO”. Mantiene el cese bilateral al fuego. Llama a un replanteamiento de los acuerdos de paz incorporando a quienes ganaron. Y ordena a los negociadores del gobierno que retomen el diálogo con las FARC dentro de la nueva realidad política.

Igualmente es de resaltar la actitud constructiva y reconciliadora del expresidente Uribe que reitera su voluntad y paz, invita a las FARC a continuar en la negociación, y plantea los aspectos jurídicos, institucionales, sociales y económicos que quienes votaron por el NO consideran indispensables para ser incorporados en los acuerdos.

Tenemos que aceptar con realismo y humildad que debemos revisarnos. Quizás no nos habíamos aceptado crudamente como parte del problema, y precisamente porque somos parte del problema, de la crisis, se acrecienta hoy nuestra responsabilidad de ser parte de la solución.

Este es el momento de oírnos, comprendernos y reconciliarnos con quienes por razones sociales, políticas, institucionales y éticas, piensan distinto. De aceptarnos en nuestras diferencias. De revisar desde todos los lados qué es lo que cada quien tiene que cambiar, para que todos seamos posibles en dignidad en una paz que nos traiga la tranquilidad a todos y a todas.

Vamos a mantener y redoblar el entusiasmo con que nos entregamos a la causa de la paz, pero vamos a hacerlo incorporando a los demás. Aceptando su comprensión distinta, escuchando sus argumentos y temores y rabias. Y colocándonos más allá, en el ser humano que somos todos y todas.

Pensamos que los elementos centrales de los acuerdos de La Habana y el método del proceso de paz siguen siendo válidos. En ellos pusieron seis años de trabajo personas de extraordinario valor y de la más seria dedicación, hombres y mujeres, civiles y militares que son verdaderos valores humanos de Colombia, y al lado de ellos guerrilleros dispuestos a dejar la guerra que se transformaron en el mismo proceso. Ellos merecieron la admiración y el respaldo de la comunidad internacional. Pero el resultado de la votación muestra que los acuerdos tienen que ser reformados para ser viable política e institucionalmente en la Colombia de hoy. Y lo que importa finalmente es la paz, que requiere momentos de generosidad heroica, para que podamos superar la barbarie de la violencia política de una manera factible en una patria reconciliada…”

Que Dios nos de la gracia que necesitamos, para ser en el hoy de nuestra patria, presencia profética, que sostiene la esperanza y se compromete en la construcción de los caminos que conducen a la paz.

Hna. Gloria Liliana Franco Echeverri, ODN
Presidenta
Miembros de la Junta Directiva de la CRC

Revista Vinculum

caratulavinculum 263

Revista Vinculum No. 263 de 2016.  <<Salir proféticamente hacia el corazón de la vida que sufre>> Memorias del Congreso de Vida Religiosa
Suscribirse

Galería de Fotos

galeria fotos